Temas

Preguntas

Es el renacimiento del Cristianismo. Desde hace más de dos mil años, la religión cristiana es la fuerza más significativa para lo bueno en nuestro mundo. No hay nada que se compare con el nacimiento de Jesucristo en Belén de Judea. Él fue Dios Mismo bajado a la tierra, y Su amor, dirección, fuerza, y misericordia son el modelo para la Iglesia Cristiana desde hace veinte siglos.

La Nueva Iglesia es un nuevo cristianismo dado por el Señor Mismo a toda la gente del mundo para acabar la obra que empezó con Su nacimiento. Este nuevo cristianismo no renuncia a la base de la Iglesia Cristiana que consiste en la Biblia, y las enseñanzas de Jesucristo, pero es un cristianismo que ofrece mucho más penetración espiritual. Por ejemplo:

Nos dice nuevas cosas acerca de Jesús, cosas que nunca habíamos conocido antes.

Muestra claramente como deberíamos vivir.

Despliega los misterios de la vida que empiezan después de la muerte, algo desconocido en la historia de la humanidad.

Se dirige a los problemas humanos de hoy en día.

Revela el sentido interno de la Biblia, mostrando que este libro santo contiene profundidades que no hemos sospechado antes.

Explica todas estas cosas de una manera clara y lógica. Ya no hay misterio en la fe; todo se revela claramente a la mente adulta.

La Nueva Iglesia se basa en las Escrituras de Emanuel Swedenborg. Por medio de sus libros, que nosotros nombramos “Las Escrituras”, podemos ser guiados a comprender y adorar a Jesucristo de una manera que nunca ha sido posible antes. Se nos da una mirada clara y reconfortante de Su poder, y de Su manera de regir a este mundo nuestro. Se nos da una simple vista, sin embargo profunda, del sendero que Él quiere que emprendamos; y se nos cuenta cómo rige a los incontables millones de personas que ni siquiera lo conocen, pero que quieren la misma felicidad, seguridad y paz que buscan los Cristianos.

Emanuel Swedenborg fue un sirviente del Señor. Sus libros consisten en 35 volúmenes y en casi 20.000 páginas. El fue escogido para servir casi de la misma manera como lo fueron Mateo, Marcos, Lucas, o Juan; sin embargo, mientras que ellos contaron historias de la vida de Jesús, él explica a la gente de todas las edades lo que quieren decir esas historias. Por medio de sus “Escrituras”, la Biblia adquiere más significado.

RESPUESTAS DE LAS ESCRITURAS

¿Quién es nuestro Dios?

“Dios es uno, en quien reside la Trinidad Divina, y É1 es el Señor Dios el Salvador Jesucristo.”
—The True Christian Religión (La Verdadera Religión Cristiana), número 3.

¿Cómo se define el Cristianismo?

Si el Señor solo es adorado…entonces es una iglesia cristiana; asimismo cuando ella se adhiere a lo siguiente pronunciado por el Señor, “El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Señor. Ama, pues, al Señor tu Dios con todo tu corazón…y ama a tu prójimo como te amas a ti mismo.” —The Arcana Coelestia (Los Arcanos Celestiales), número 4766.


Hay solamente un Dios, y ese Dios es el Señor. La Nueva Iglesia enseña que Dios Mismo bajó a la tierra, y Su cuerpo fue llamado “el Hijo”, Su alma eterna fue llamada, “el Padre”, y Su operación sobre la humanidad, “el Espíritu Santo”. Exactamente como nosotros mismos tenemos un alma, un cuerpo, y un efecto sobre otra gente, el Señor también tiene tres atributos que se llaman Padre, Hijo, y Espíritu Santo.

Las Escrituras de la Nueva Iglesia explican lo que el Señor vino a hacer en la tierra, y como actuó para hacerlo. Ellas nos cuentan como Su mente creció, y nos hablan de las batallas con las cuales Él se enfrentó, y de Sus victorias. Las maravillosas historias del Nuevo Testamento van llenándose de mayor sentido a medida que aprendemos lo que Jesús estaba realizando por medio de Su estancia en la tierra. Cada minuto de Su vida fue importante. Durante cada día de Sus 33 años Él luchó contra lo malo, y a través de Sus victorias, recibimos fuerza.

Todos los años le gusta muchísimo a todo el mundo escuchar las historias de la Navidad. La Nueva Iglesia hace de éstas mucho más que unas simples historias de cosas que ocurrieron hace tantos años. Ella muestra como el Señor nace en nosotros hoy en día, y como Su nacimiento hace 2.000 años hace posible que Él entre en nosotros actualmente. Aprendemos también mucho más sobre Su crucifixión, Su resurrección y la importancia de estos hechos para toda la humanidad.

Las Escrituras no nos dan simplemente más hechos sobre Su vida en la tierra. Al contrario, nos cuentan detalladamente lo que el Señor tuvo que llevar a cabo, y como lo hizo. Nos clarifican Su amor y Su manera de actuar, todo lo cual hace posible que lo amemos más profundamente que anteriormente.

Si el Señor Jesucristo es Dios, ¿por qué dijo Él que es el Hijo de Dios?

La gente simple de aquella época no habría podido comprender como este Hombre que andaba, hablaba, comía, y se cansaba podría ser el Dios que regía sobre el mundo entero. No pudo ver como Jesús podía estar gobernando Jerusalén o Roma cuando Él estaba en Galilea.

Hoy podemos comprender como un Bebé que yacía en un pesebre en Belén pudo hacer revolver el mundo y a la vez mantener con vida cada alma individual que allá se encontraba. Podemos comprender también como es verdad que Su alma es “Padre” de Su cuerpo, aunque sabemos que el alma y el cuerpo son partes de la misma Persona. Jesucristo es el Dios visible.

No obstante, ¿no causa confusión que Él se llamó el Hijo?

No, porque todo el mundo sabe instintivamente que no puede haber más de un Dios. El Señor enseñó eso en todas partes de la Biblia. “Yo soy el primero y Yo soy el último; fuera de Mi no hay Dios. ¿Y quién hay como Yo que clame?” dijo Jehová.
(Isaías 44:6-8).

El Señor Mismo declaró, “Yo y el Padre somos uno” (Juan 10:30); y cuando Felipe pidió ver al Padre, el Señor suavemente lo reprendió diciendo,”EI que me ha visto a mí ha visto al Padre: ¿Cómo es que dices: Muéstranos al Padre?” (Juan 14:9)

Jesucristo es el único Dios, y el único Salvador; Dios bajado a la tierra.

MÁS RESPUESTAS DE “LAS ESCRITURAS”

¿Quién es el Señor?

“El sentido del nombre Señor es el Salvador del mundo, Jesucristo, y solamente Él; y se llama el Señor sin la adición de otros nombres.. Él posee todo el poder soberano en los cielos y en la tierra.” —Arcana Coelestia (Arcanos Celestiales), número 14.

La naturaleza de Dios.

“La esencia de Dios está compuesta de dos cosas: el amor y la sabiduría; sin embargo la esencia de Su amor consiste en tres cosas-amar a otros más que a sí mismo, desear ser uno con ellos, y dedicarse a la felicidad de ellos.” —True Christian Religión (La Verdadera Religión Cristiana), número 43.

“Que esto es la verdadera naturaleza del Amor Divino, ha de saberse por medio de su esfera que se extiende por el universo y afecta a cada persona. Afecta sobre todo a los padres, puesto que es esto lo que les hace amar tan tiernamente a sus niños (que son seres distintos de ellos mismos), y lo que les hace querer ser uno con ellos así como dedicarse a la felicidad de ellos. Esta esfera del Amor Divino afecta no solamente a las personas buenas, sino también a las malas; y no sólo a los seres humanos, sino también a los animales y a las aves de todas las especies.” —The True Chrllstian Religión (La Verdadera Religión Cristiana), número 44.

“El Amor Divino de Dios no tuvo otro motivo en crear el mundo que la relación de cada persona con Él Mismo, y de Él con cada persona a fin de que pudiera morar en cada ser humano.” —The True Christian Religión, número 786.


La religión no consiste simplemente en pronunciar lo que el individuo cree. “Toda religión es de la vida,” dicen las Escrituras, “y la vida de la religión consiste en hacer el bien.” (La Doctrina de la Vida, primer párrafo).

La buena vida se explica en pasos ordenados:

Primero tenemos que conocer a nuestro Dios y fiarnos en Él.

Después tenemos que reconocer nuestros defectos. Nosotros no nacemos malos, sin embargo, nacemos con una tendencia hacia lo malo. Tenemos que examinarnos, hallar nuestras imperfecciones, confesarlas al Señor, suplicar Su ayuda, y renunciar a ellas. Entonces el bien que hagamos es verdaderamente bueno; no es destruido por motivos malévolos.

Las Escrituras ofrecen un gobierno práctico para nuestra vida cotidiana. Nos dicen como amar apropiadamente a nuestra patria; como considerarnos a nosotros mismos; y como considerar a nuestras familias y a nuestra comunidad. Ellas tienen sugerencias concretas para empleados, profesionales, militares, y muchas otras personas.

Mostrar caridad no se trata meramente de hacer lo que otra persona quiera. Se trata de cuidar primero de la felicidad espiritual del prójimo, y después de sus otras necesidades también.

Se trata de esforzarnos a comprender al prójimo, a conocerlo bien para que podamos servirle sabiamente y no facilitar o apoyar sus debilidades; no ofrecemos una bebida de licor a una persona adicta, o una pistola a una persona encolerizada.

La caridad es desearle lo bueno a otra persona desde el corazón; es desear verla recibir el regocijo del cielo; es sentir compasión por ella si está engañada o infeliz; y, finalmente, es hacer algo para resolver su problema. En resumen, la caridad es la manifestación del amor de una persona sabia que extiende los brazos hacia otros para ofrecerles regocijo.

¿Quién está salvado y quién está condenado?

Las Escrituras enseñan que van al cielo todos los que tratan sinceramente de hacer lo que
creen ser justo. Aun cuando estemos equivocados, si seguimos nuestra conciencia, el Señor sembrará en nuestros corazones las semillas de un amor genuino. Nosotros somos juzgados según lo que hemos llegado a ser, más de lo que hacemos.

El Señor nos perdona a todos libremente, pero Él nos otorga también la libertad de escoger si lo seguiremos o no.

Si insistimos en decidir amar lo malo a pesar de todo lo que Él hace, nos hacemos malos.

El Señor también deja abierta la puerta durante nuestra vida entera para que podamos cambiar nuestros modales.

SELECCIONES DE LAS ESCRITURAS

“La religión en general de todas las iglesias del mundo cristiano es que una persona ha de examinarse, reconocer y admitir sus pecados, y, luego, abandonarlos.”
-The Divine Providence (La Providencia Divina), número 114.

Cuando una persona hace esto, “Entonces por primera vez, la doctrina y los sermones del predicador en la iglesia son recibidos por los dos oídos, y alcanzan el corazón para que la persona se convierta de pagano a cristiano.” -The True Chrístian Religión (La Verdadera Religión Cristiana), número 525.

¿Cómo se explica el concepto amar al prójimo?

“La vida de caridad consiste en pensar lo que es bueno en cuanto a otra persona, y en desearle lo bueno, y en sentir regocijo dentro de sí que otras personas también estén salvadas.” —The Arcana Coelestia (Los Arcanos Celestiales), número 2284.

“La verdadera caridad consiste en actuar justamente y con fidelidad en cualquier posición, negocio o trabajo en que estemos ocupados.” —The True Chrístian Religión (La Verdadera Religión Cristiana), número 422.

“El afecto de la caridad consiste en diseminar lo bueno sin tener la meta de alguna recompensa.” —The Arcana Coelestia (Los Arcanos Celestiales), número 9174.

La Bondad Humana

“El bien que alza al ser humano a un nivel más elevado que el nivel de otras criaturas consiste en amar a Dios y en amar al prójimo.” -The Arcana Coelestia (Los Arcanos Celestiales), número 3175.

“Cada ser humano nació no por su propio bien, sino por el bien de otros; es decir, no debería vivir solamente por sí mismo, sino por otros también.” —The True Chrístian Religión (La Verdadera Religión Cristiana), número 406.


La Nueva Iglesia no se estableció para tener desacuerdos con otras religiones ni para crear una secta nueva. Una verdadera religión no es limitada o exclusiva; al contrario, es la manera de Dios de guiar a toda Su gente, y Su gente se encuentra en el mundo entero dondequiera que haya habitantes.

Las Escrituras presentan la más ancha de todas las religiones posibles: enseñan que la religión es obediencia al Señor y bendiciones de Él; enseñan también que Él sonríe sobre todos los que actúan según lo que creen ser justo.

Sin embargo, hay una verdad ideal. Hay una verdadera fe que es la que enseña el Señor en la Biblia y, nosotros creemos, también en las Escrituras. Esta fe está fundada sobre los Diez Mandamientos en general, sobre los Dos Grandes Mandamientos en particular y, además, sobre la Regla Áurea. La gente en el mundo entero reconoce estas leyes y sobre ellas el Señor ha construido el concepto de una ‘Verdadera Religión Cristiana,’ una vida que en todos sus aspectos muestra el amor que todos nosotros deberíamos tener por otros y por nuestro Dios. En esta ‘Verdadera Religión Cristiana,’ el Señor nos ha revelado ahora todo lo que podemos saber acerca de Él, acerca de la felicidad que Él tiene reservada para nosotros, acerca de Su manera de guiarnos, y acerca de las cosas que debemos hacer.

Si cualquier persona que viva según sus creencias puede ser salvada, ¿por qué son tan importantes las Escrituras de Swedenborg?

¡El Señor ha revelado Su verdad para aumentar el nivel de la felicidad en un mundo que frecuentemente es muy infeliz! Hay muchas personas bien intencionadas que están tratando de hacer lo que es bueno, y resulta, por el contrario, que hacen lo malo. En vez de condenarlas a causa de sus errores, Él considera sus motivos y su sinceridad y las guía hacia el cielo. Sin embargo, es también verdad que, mientras tanto, estas personas podrían estar causando mucha desgracia a otras por medio de estos errores.

Si un individuo quiere hacerse neurocirujano, no le ponemos un escalpelo en la mano solamente porque él tiene el deseo sincero de curar a otras personas. Sin embargo, en todas partes del mundo hay personas que están tratando de ejercitar la caridad sin siquiera saber lo que es la verdadera caridad. Quieren mostrar amor, y, con frecuencia, no saben amar. La palabra de Dios trata precisamente de esto—de enseñarnos como amar, como mostrar bondad, como comprender a otros, y como reconocer lo que necesitan y cuando lo necesitan.

¿Qué hace esta revelación para nosotros? ¿Porqué la necesitamos además de la Biblia?

Ambos Testamentos, El Viejo y El Nuevo, son una revelación perfecta. Las Escrituras constituyen una visión nueva de los métodos del Señor—basada sobre la Biblia—una visión que es posible ahora que la raza humana está más desarrollada.

Las Escrituras fueron escritas para adultos. Hablan en términos claros de quien es el Señor, de cuales son Sus leyes, de lo que cada persona es, y de lo que cada persona debería llegar a ser. “Tengo mucho más que decirles,” dijo el Señor cuando estaba todavía en la tierra, “pero ustedes no lo podrían entender ahora. Sin embargo, cuando venga el Espíritu de la verdad, Él les enseñará toda la verdad” (Juan 16:12,13). Esta promesa el Señor Mismo la cumple en las Escrituras.

MÁS TROZOS DE LAS ESCRITURAS

“El amor hacia el Señor y la caridad al prójimo son las cualidades esenciales y principales de la iglesia.” —The Arcana Coelestia (Los Arcanos Celestiales), número 7233.

“En su sentido espiritual, la Palabra trata solamente de las cosas que pertenecen al Señor y al prójimo, por consiguiente de las cosas que pertenecen al amor hacia el Señor y al amor hacia el prójimo. Es de esto que la Palabra está viva.” —The Arcana Coelestia (Los Arcanos Celestiales), número 9841.

“El Amor y la caridad son los elementos que llenan la fe de santidad.” —The Arcana Coelestia (Los Arcanos Celestiales), número 724.

“La iglesia del Señor no está acá, ni allá, sino está en todas partes, así como dentro de los reinos donde se halla la iglesia, y fuera de ellos, dondequiera que haya gente que vive según los preceptos de la caridad. Así es que la iglesia del Señor está esparcida a través del mundo entero, y no obstante es una.”
—The Arcana Coelestia (Los Arcanos Celestiales), número 8152.


Swedenborg ofrece muchísimos detalles específicos sobre el cielo y el infierno. Nos cuenta:

  • como atravesamos la barrera de la muerte;
  • como nos despertamos en el mundo espiritual;
  • como nos encontramos con viejos y nuevos amigos;
  • como hallamos el camino hacia el cielo y lo que hacemos cuando llegamos allá;
  • como parecemos; donde vivimos; como vivimos y lo que hacemos.

¿Qué ocurre cuando morimos?

Las Escrituras de la Nueva Iglesia quitan el temor a la muerte. Describen el proceso de la muerte y lo que ocurre a medida que partimos de este mundo y entramos en el próximo.

Cuando una persona está para morir, se acercan a ella unos ángeles que son muy benévolos y que la ayudan a entrar en un estado muy tranquilo. Se quedan a su lado durante todo su traslado de este mundo al próximo. (Un poquito de este delicado fenómeno ha sido anotado hoy en día por individuos que han sufrido experiencias que los llevaron a un punto muy cerca de la muerte.)

Entonces la persona recién llegada aparece en el mundo espiritual en su nuevo cuerpo espiritual. Por más o menos tres días, está profundamente dormida y después va lentamente despertándose. Al principio le parece que todavía está en este mundo material (físico) y cuando le dicen donde está, lo hacen de una manera muy sensible a fin de que la información no la asuste.

¿Cómo va a ser la vida más allá de la muerte?

Es el mismo Señor que creó ambos mundos, tanto el cielo como la tierra, por eso parece razonable que el diseño de los dos sea parecido. En el mundo espiritual se ven vistas exactamente como las de este mundo. Hay montañas, valles, ríos, gente, animales, pájaros y peces.

La gente de ese mundo se asemeja a la gente de este mundo. Tiene cuerpos similares, pero éstos son espirituales y por eso más perfectos y perpetuos. Todas las cosas de ese mundo son creadas instantáneamente por el Señor para que estén en armonía con los amores interiores de la gente allá.

¿Está el individuo ya en el cielo cuando se despierta después de la muerte?

No. Las Escrituras enseñan que todo el mundo que entra en el otro mundo se despierta al principio en un lugar que está ubicado a media distancia entre el cielo y el infierno llamado “el mundo de los espíritus”. Allá empezamos nuestro último viaje hacia el lugar donde viviremos hasta la eternidad.

La mayoría de la gente necesita alguna preparación o para el cielo o para el infierno. El Señor nos guía muy delicadamente por etapas en el mundo de los espíritus hasta que nosotros mismos reconozcamos el lugar donde queremos vivir.

¿Quiénes van al cielo y quiénes van al infierno?

Van al cielo todos los que se esfuerzan sinceramente en hacer lo que creen justo.

En el mundo de los espíritus se nos permite escoger el cielo o el infierno, pero la selección que hacemos será determinada por lo que hemos llegado a ser aquí en la tierra. Si hemos escogido consistemente lo malo en la tierra, seguiremos escogiéndolo en el otro mundo. Si hemos tratado de llevar una vida buena en la tierra, entonces esa selección será confirmada en el otro mundo y seremos guiados al cielo.

¿Cómo es posible que Swedenborg sepa todas estas cosas sobre la vida después de la muerte?

Swedenborg enseñó que somos seres dobles. Tenemos un cuerpo que es natural consistiendo en elementos de este mundo; pero nuestra mente es espiritual, y es la misma mente que tenemos aquí la que se despierta en el mundo espiritual. Aunque vivimos y estamos conscientes en este mundo, nuestro espíritu está compuesto de las cosas del otro mundo y está allá donde ella se establece después de la muerte.

Al Señor le es posible abrir nuestros ojos espirituales para que tengamos visión adaptada al mundo espiritual. Eso se produjo en el caso de Swedenborg a fin de que él viera lo que estaba en ese mundo, y para que se lo comunicara a la gente de este mundo. Otros sí recibieron esta visión espiritual —Abrahán, Gedeón, los discípulos—pero ninguno tan llena ni tan completamente como Swedenborg! Este es uno de los aspectos más importantes de la nueva revelación. Únicamente las Escrituras nos dan una descripción definitiva del cielo y del infierno.

¿Qué enseñan las Escrituras acerca del cielo?

Muchísimo. Nos hablan claramente del Señor del cielo; de la esencia del cielo que es el amor que proviene de Él; y de la paz que se halla allí. Nos describen las viviendas y los jardines, y nos habilitan a imaginar como es la vida cotidiana allá, desde el despertar tranquilo en la madrugada hasta el momento cuando el ser celestial se hunde en un sueño satisfactorio en un mundo donde el sol nunca se oculta.

Nos hablan de la actividad del cielo. Los seres allá llevan una vida útil ayudando a otros a alcanzar la felicidad que ellos mismos han encontrado. El amor no es pasivo; sin la labor del amor aun el paraíso podría ser aburrido.

Hay muchísimo más que pinta una imagen del mundo perfecto que el Dios Poderoso ha hecho para Sus hijos,

MÁS SELECCIONES DE LAS ESCRITURAS

“Cada persona fue creada de tal manera, respecto a la parte más interna de su ser, que no puede morir porque puede creer en Dios, también amar a Dios, y puede, por consiguiente, estar en conjunción con Dios por la fe y el amor; y estar en unión con Dios es vivir hasta la eternidad.” —Arcana Coelestia (Arcanos Celestiales), número 10591.

“Después de la muerte del cuerpo, el espíritu de la persona aparece en el mundo espiritual en una forma humana, completamente como parecía en el mundo natural.”
—Arcana Coelestia (Arcanos Celestiales), número 10594.

“Se dice que un individuo ha muerto; pero en realidad no ha muerto; solamente ha sido separado del cuerpo material que le había servido para uso en el mundo, pero que ya no puede serle de ninguna utilidad; porque el individuo mismo vive. Se dice que está vivo porque un ser humano no es una persona a causa de la existencia de su cuerpo sino a causa de poseer un espíritu; porque es el espíritu que piensa dentro de una persona. Por consiguiente cuando muere un individuo, simplemente pasa de un mundo a otro.”
—Heaven and Hell (El Cielo y El Infierno), número 445.

“Todo el mundo es creado a fin de poder vivir para siempre en un estado de felicidad. Esto sigue como consecuencia porque el Señor, que desea que cada persona viva por siempre, desea también que cada persona viva en un estado de felicidad. ¿Cómo sería la vida eterna sin eso?…. Este estado de cada vida individual es la meta de la creación.” —Divine Providence (La Providencia Divina), número 324.


La Biblia es el libro más leído del mundo; recibe su inspiración de Dios Mismo y es Suyo. Es razonable creer que el Señor nos daría un relato escrito de las cosas que Él quiere que sepamos.

Las Escrituras revelan un sentido nuevo en la Biblia. La Biblia no es solamente un relato de los enlaces del Señor con la nación israelita y una anotación histórica de Su vida en la tierra; dentro de todas estas historias hay un sentido espiritual y ahora se puede conocer.

La historia de la creación en el Génesis es confusa si la aceptamos literalmente; hay luz en el primer día, vegetación en el tercero y entonces el sol es creado en el cuarto día. El sentido espiritual de todo esto nos está describiendo como renacemos—es decir, como el Señor crea amores nuevos y celestiales en nuestro corazón.

Sansón fue un hombre poderoso, sin embargo, también un hombre voluntarioso y moralmente débil. La historia de él, nos dicen las Escrituras, trata en realidad de algunas de nuestras propias debilidades, y de la fuerza que nos da el Señor durante nuestra lucha para hacer lo bueno.

Es muy difícil creer ciertas enseñanzas en la Biblia si las aceptamos sólo literalmente, pero estas mismas enseñanzas se comprenden claramente por medio del sentido espiritual.
por ejemplo:

¿Por qué dirían los Salmos, “Feliz será el que agarre y de veras estrelle a tus hijos contra el peñasco”? (Salmos 137:9). El sentido espiritual reconcilia esto con la misericordia del Señor, explicando que aquí se habla del nacimiento de estados malos dentro de nosotros; es preciso destrozar estos nacimientos.

El Señor dijo a la mujer de Samaría, “El agua que Yo le doy brotará como un manantial dentro de él para darle vida eterna” (Juan 4:14). El sentido espiritual explica que Él habló del manantial de la verdad viva que el Señor puede crear dentro de nosotros.
Del sentido espiritual aprendemos que el cuerpo de Jesús representa Su amor infinito y que Su sangre representa Su sabiduría y Su verdad. Cuando tomamos la Santa Comunión, le estamos pidiendo que nos dé Su amor y Su verdad—las dos cosas que, sin duda alguna, nos aportarán la felicidad. Ahora podemos comprender lo que Él quería decir cuando dijo “Si ustedes no comen el cuerpo del Hijo del Hombre y no beben Su sangre, no tienen vida dentro de ustedes.” (Juan 6:53)

¿Enseña Swedenborg que los detalles y las historias de la Biblia son verdaderos, palabra por palabra?

Sí, con una excepción. Los once primeros capítulos del Génesis son cuentos simbólicos. Es claro que no se deben interpretar literalmente las historias de la creación, de la inundación y de la torre de Babel.

Las otras historias de la Biblia son verdaderas, palabra por palabra. Sin embargo, dentro de cada historia, el Señor ha tejido un bello mensaje de Su amor y de Su sabiduría, y nosotros llamamos a esto el sentido interno de la Palabra del Señor. Una larga porción de las Escrituras trata de este sujeto, y nos ayuda a leer la Biblia y a descubrir nuevos sentidos en cada línea.

MÁS TROZOS DE LAS ESCRITURAS

“Porque la Palabra pertenece al Señor y está derivada de Él, no puede existir de ninguna manera si no contiene dentro de sí cosas que pertenecen al cielo, a la iglesia y a la fe. Si no fuera así, no podría llamarse la Palabra del Señor y no se diría tampoco que tiene vida dentro de sí.” —Arcana Coelestia (Arcanos Celestiales), número 2.

“En todas partes de la Palabra hay cosas internas que no aparecen nunca en las cosas externas, a excepción de muy pocas que el Señor reveló y explicó a los Apóstoles.” —Arcana Coelestia (Arcanos Celestiales), número 1.

Dios dio la Palabra

“Jehová Mismo, el Dios del cielo y de la tierra, pronunció la Palabra por medio de Moisés y los profetas, y por eso debe de ser la verdad Divina en sí. El Señor, que es Jehová, pronunció la Palabra que está en el Evangelio, mucha de ella con Su propia voz, y el resto por medio del espíritu de Su voz, que es el Espíritu Santo. Es por esto, como dice Él Mismo, que hay luz en Sus palabras, que Él es la luz que ilumina, y que Él es la Verdad.” —The Doctrine of the Sacred Scripture (La Doctrina de la Escritura Santa), número 2


Durante los 57 primeros años de su larga vida, él fue un científico y filósofo que vivió en Suecia en el siglo dieciocho. Los años que siguieron esa etapa de su vida, 27 en total, fueron dedicados a la revelación que él dijo que había sido llamado a dar. Fue uno de los escritores más prolíficos de toda la historia, tanto en el reino de la religión como en el de la filosofía.

El fue un genio y su nombre se encuentra en casi todas las listas de las grandes mentes del mundo. Sus obras en las ciencias y la filosofía estuvieron a menudo muy avanzadas en su época. Su filosofía se fundó sobre una sólida creencia en Dios considerado como el Creador de todo, y él trasladó esta convicción a sus pensamientos sobre la mente humana y las actividades de ésta.

Él fue y todavía es un personaje famoso en Suecia como matemático, científico e ingeniero de minería. Publicó la primera obra en sueco sobre el álgebra y la primera revista científica. Sus libros sobre minería perduraron por más de un siglo como manuales escolares. Como miembro de la nobleza fue muy activo en los asuntos importantes de su patria.

En 1745 dijo que el Señor se le había aparecido y le había comisionado a entrar en función de revelador. Renunció a todas sus obligaciones seculares y se emprendió a estudiar minuciosamente la Biblia. A partir de ese momento él escribió 35 volúmenes sobre temas religiosos, incluida la vida más allá de la muerte, el sentido espiritual de la Biblia, la mente humana y su naturaleza, el amor del Señor por nosotros y Su manera de guiarnos. Estos libros forman la revelación que junto con el Viejo y el Nuevo Testamentos son la única autoridad para la Nueva Iglesia.

Murió a la edad de 84 años en 1772. Su última obra mayor, The True Christian Religión (La Verdadera Religión Cristiana), fue escrita cuando tenía 82 años. Esta obra desde la primera página hasta su última sílaba es una obra total y bellamente ordenada. (Para leer más acerca de la vida de Emanuel Swedenborg haz clic aquí)

Muchas personas han escrito revelaciones falsas. ¿Porqué creen Uds. que Swedenborg no estaba buscando ganarse fama?

En vez de tratar de ganarse fama, Swedenborg abandonó por completo sus obras estrictamente filosóficas al momento mismo que el mundo intelectual empezaba a estimarlo a él. Entonces publicó anónimamente sus libros durante un período de casi 20 años y solamente admitió abiertamente su paternidad literaria cuando otros ya habían descubierto la identidad del autor hasta entonces incógnito.

A través de las casi 20.000 páginas, sus libros no dan testimonio alguno de Emanuel Swedenborg. Sus libros hablan del Señor y únicamente del Señor. Hablan de las cosas que el Señor quiere que sepamos. El nombre de Swedenborg casi no se menciona; él se consideró simplemente un sirviente privilegiado, nada más.

¿Por qué creen Uds. Su afirmación que él fue inspirado por el Señor?

A causa de las siguientes razones:

  • ¿Cuál es la meta de sus libros? ¿Qué tratan de hacer? En cada página glorifican al Señor. Nos guían a creer en Él, a adorarlo y a amarlo. Están escritos cuidadosa y sosegadamente para asegurar que la gente en general comprenda a su Dios.
  • El Señor Mismo dijo, “Mi enseñanza no es Mía, sino de aquel que Me envió. Si alguien está dispuesto a hacer lo que Dios quiere, reconocerá si Mi enseñanza viene de Dios o si hablo por Mi propia cuenta. El que habla por su propia cuenta, lo hace para que la gente le dé honor; pero el que procura que el honor sea para Él que lo envió, ése dice la verdad y no hay nada falso en él. (Juan 7:16-18). Las Escrituras buscan la gloria del Señor.
  • Hay una consistencia extraordinaria en los libros de Swedenborg. Durante los 27 años en que los escribió no dudó nunca en su intención de presentar al Señor y Sus métodos de actuar en el mundo. Las enseñanzas en su primer libro están en una completa armonía con las de su último..
  • Los libros están escritos en un estilo tranquilo y humilde. No tratan de obligar la convicción del lector; nos invitan a considerarlos y a aceptarlos según nuestro propio sentido de la verdad.
  • La última prueba es: ¿Nos guían estos libros a una mejor vida? ¿Nos inspiran con ideales que son a la vez conmovedores y realistas? ¿Son eternas las ideas presentadas? ¿Sobrevivirán a la prueba del tiempo como es el caso con la Biblia? ¿Nos ayudan a poder acercarnos al Señor Jesucristo? Cuando las examinamos con nuestra capacidad de reconocer la verdad (una capacidad dada a todos nosotros por Dios), ¿son ellas la verdad?

OTROS TROZOS DE LAS ESCRITURAS

“Yo doy verdadero testimonio que el Señor se ha revelado delante de mí, Su sirviente, y me envió a ejecutar este papel. Después de esto Él abrió la vista de mi espíritu, dejándome así estar en el mundo espiritual, y permitiéndome ver los cielos y los infiernos y hablarles a los ángeles y a los espíritus; Esto lo estoy haciendo continuamente desde hace muchos años. Igualmente declaro que, desde el primer día de ser llamado, no he recibido de ángeles ninguna instrucción concerniente a las doctrinas de esa iglesia sino solamente del Señor Mismo mientras que yo estaba leyendo la Palabra.” —True Christian Religión (La Verdadera Religión Cristiana), número 779.

UNA INVITACIÓN

Las Escrituras ofrecen mucho más de lo que puede encuadrar esta introducción tan corta. Por ejemplo hay un libro entero sobre el verdadero matrimonio cristiano y sus ideales y como es posible practicarlos; otro sobre los métodos del Señor en guiarnos constantemente; y otro que explica por qué Él permite lo malo y la infelicidad en el mundo.

Si estos libros son verdaderamente inspirados por el Señor, entonces ¿hay algo más importante que lo que Él ha dicho? Las Escrituras concluyen con una invitación a la gente del mundo entero a investigar estas nuevas verdades. La Nueva Iglesia cree profundamente en la libertad del individuo y en su derecho de escoger su fe en libertad. Es en este espíritu que la invitación se ofrece.

Los samaritanos no aceptaron a Jesucristo a causa del testimonio de una tercera persona. Dijeron a la mujer que lo había encontrado, “Ahora creemos, no solamente por lo que tú nos dijiste, sino también porque nosotros mismos lo hemos oído a Él, y sabemos que de veras es el Cristo, el Salvador del mundo.” (Juan 4:42).

¿Ha vuelto a hablar a Su pueblo el Señor del mundo?

¡Venga Ud. a ver!

DE LAS ESCRITURAS

“Esta Nueva Iglesia es la corona de todas las iglesias que han existido en la tierra hasta aquí porque ella adorará a un Dios visible.” —True Christian Religión (La Verdadera Religión Cristiana), número 786.

Si Ud. quisiera saber más sobre La Nueva Iglesia, póngase en contacto con:

LA NUEVA IGLESIA UN CRISTIANISMO NUEVO P.O. Box 743 Bryn Athyn, PA U.S.A, 19009