EL SEÑOR JESUCRISTO ES UN DIOS

Hay solamente un Dios, y ese Dios es el Señor. La Nueva Iglesia enseña que Dios Mismo bajó a la tierra, y Su cuerpo fue llamado “el Hijo”, Su alma eterna fue llamada, “el Padre”, y Su operación sobre la humanidad, “el Espíritu Santo”. Exactamente como nosotros mismos tenemos un alma, un cuerpo, y un efecto sobre otra gente, el Señor también tiene tres atributos que se llaman Padre, Hijo, y Espíritu Santo.

Las Escrituras de la Nueva Iglesia explican lo que el Señor vino a hacer en la tierra, y como actuó para hacerlo. Ellas nos cuentan como Su mente creció, y nos hablan de las batallas con las cuales Él se enfrentó, y de Sus victorias. Las maravillosas historias del Nuevo Testamento van llenándose de mayor sentido a medida que aprendemos lo que Jesús estaba realizando por medio de Su estancia en la tierra. Cada minuto de Su vida fue importante. Durante cada día de Sus 33 años Él luchó contra lo malo, y a través de Sus victorias, recibimos fuerza.

Todos los años le gusta muchísimo a todo el mundo escuchar las historias de la Navidad. La Nueva Iglesia hace de éstas mucho más que unas simples historias de cosas que ocurrieron hace tantos años. Ella muestra como el Señor nace en nosotros hoy en día, y como Su nacimiento hace 2.000 años hace posible que Él entre en nosotros actualmente. Aprendemos también mucho más sobre Su crucifixión, Su resurrección y la importancia de estos hechos para toda la humanidad.

Las Escrituras no nos dan simplemente más hechos sobre Su vida en la tierra. Al contrario, nos cuentan detalladamente lo que el Señor tuvo que llevar a cabo, y como lo hizo. Nos clarifican Su amor y Su manera de actuar, todo lo cual hace posible que lo amemos más profundamente que anteriormente.

Si el Señor Jesucristo es Dios, ¿por qué dijo Él que es el Hijo de Dios?

La gente simple de aquella época no habría podido comprender como este Hombre que andaba, hablaba, comía, y se cansaba podría ser el Dios que regía sobre el mundo entero. No pudo ver como Jesús podía estar gobernando Jerusalén o Roma cuando Él estaba en Galilea.

Hoy podemos comprender como un Bebé que yacía en un pesebre en Belén pudo hacer revolver el mundo y a la vez mantener con vida cada alma individual que allá se encontraba. Podemos comprender también como es verdad que Su alma es “Padre” de Su cuerpo, aunque sabemos que el alma y el cuerpo son partes de la misma Persona. Jesucristo es el Dios visible.

No obstante, ¿no causa confusión que Él se llamó el Hijo?

No, porque todo el mundo sabe instintivamente que no puede haber más de un Dios. El Señor enseñó eso en todas partes de la Biblia. “Yo soy el primero y Yo soy el último; fuera de Mi no hay Dios. ¿Y quién hay como Yo que clame?” dijo Jehová.
(Isaías 44:6-8).

El Señor Mismo declaró, “Yo y el Padre somos uno” (Juan 10:30); y cuando Felipe pidió ver al Padre, el Señor suavemente lo reprendió diciendo,”EI que me ha visto a mí ha visto al Padre: ¿Cómo es que dices: Muéstranos al Padre?” (Juan 14:9)

Jesucristo es el único Dios, y el único Salvador; Dios bajado a la tierra.

MÁS RESPUESTAS DE “LAS ESCRITURAS”

¿Quién es el Señor?

“El sentido del nombre Señor es el Salvador del mundo, Jesucristo, y solamente Él; y se llama el Señor sin la adición de otros nombres.. Él posee todo el poder soberano en los cielos y en la tierra.” —Arcana Coelestia (Arcanos Celestiales), número 14.

La naturaleza de Dios.

“La esencia de Dios está compuesta de dos cosas: el amor y la sabiduría; sin embargo la esencia de Su amor consiste en tres cosas-amar a otros más que a sí mismo, desear ser uno con ellos, y dedicarse a la felicidad de ellos.” —True Christian Religión (La Verdadera Religión Cristiana), número 43.

“Que esto es la verdadera naturaleza del Amor Divino, ha de saberse por medio de su esfera que se extiende por el universo y afecta a cada persona. Afecta sobre todo a los padres, puesto que es esto lo que les hace amar tan tiernamente a sus niños (que son seres distintos de ellos mismos), y lo que les hace querer ser uno con ellos así como dedicarse a la felicidad de ellos. Esta esfera del Amor Divino afecta no solamente a las personas buenas, sino también a las malas; y no sólo a los seres humanos, sino también a los animales y a las aves de todas las especies.” —The True Chrllstian Religión (La Verdadera Religión Cristiana), número 44.

“El Amor Divino de Dios no tuvo otro motivo en crear el mundo que la relación de cada persona con Él Mismo, y de Él con cada persona a fin de que pudiera morar en cada ser humano.” —The True Christian Religión, número 786.


Category: Preguntas

← Temas