TENEMOS QUE VIVIR NUESTRA RELIGIÓN

La religión no consiste simplemente en pronunciar lo que el individuo cree. “Toda religión es de la vida,” dicen las Escrituras, “y la vida de la religión consiste en hacer el bien.” (La Doctrina de la Vida, primer párrafo).

La buena vida se explica en pasos ordenados:

Primero tenemos que conocer a nuestro Dios y fiarnos en Él.

Después tenemos que reconocer nuestros defectos. Nosotros no nacemos malos, sin embargo, nacemos con una tendencia hacia lo malo. Tenemos que examinarnos, hallar nuestras imperfecciones, confesarlas al Señor, suplicar Su ayuda, y renunciar a ellas. Entonces el bien que hagamos es verdaderamente bueno; no es destruido por motivos malévolos.

Las Escrituras ofrecen un gobierno práctico para nuestra vida cotidiana. Nos dicen como amar apropiadamente a nuestra patria; como considerarnos a nosotros mismos; y como considerar a nuestras familias y a nuestra comunidad. Ellas tienen sugerencias concretas para empleados, profesionales, militares, y muchas otras personas.

Mostrar caridad no se trata meramente de hacer lo que otra persona quiera. Se trata de cuidar primero de la felicidad espiritual del prójimo, y después de sus otras necesidades también.

Se trata de esforzarnos a comprender al prójimo, a conocerlo bien para que podamos servirle sabiamente y no facilitar o apoyar sus debilidades; no ofrecemos una bebida de licor a una persona adicta, o una pistola a una persona encolerizada.

La caridad es desearle lo bueno a otra persona desde el corazón; es desear verla recibir el regocijo del cielo; es sentir compasión por ella si está engañada o infeliz; y, finalmente, es hacer algo para resolver su problema. En resumen, la caridad es la manifestación del amor de una persona sabia que extiende los brazos hacia otros para ofrecerles regocijo.

¿Quién está salvado y quién está condenado?

Las Escrituras enseñan que van al cielo todos los que tratan sinceramente de hacer lo que
creen ser justo. Aun cuando estemos equivocados, si seguimos nuestra conciencia, el Señor sembrará en nuestros corazones las semillas de un amor genuino. Nosotros somos juzgados según lo que hemos llegado a ser, más de lo que hacemos.

El Señor nos perdona a todos libremente, pero Él nos otorga también la libertad de escoger si lo seguiremos o no.

Si insistimos en decidir amar lo malo a pesar de todo lo que Él hace, nos hacemos malos.

El Señor también deja abierta la puerta durante nuestra vida entera para que podamos cambiar nuestros modales.

SELECCIONES DE LAS ESCRITURAS

“La religión en general de todas las iglesias del mundo cristiano es que una persona ha de examinarse, reconocer y admitir sus pecados, y, luego, abandonarlos.”
-The Divine Providence (La Providencia Divina), número 114.

Cuando una persona hace esto, “Entonces por primera vez, la doctrina y los sermones del predicador en la iglesia son recibidos por los dos oídos, y alcanzan el corazón para que la persona se convierta de pagano a cristiano.” -The True Chrístian Religión (La Verdadera Religión Cristiana), número 525.

¿Cómo se explica el concepto amar al prójimo?

“La vida de caridad consiste en pensar lo que es bueno en cuanto a otra persona, y en desearle lo bueno, y en sentir regocijo dentro de sí que otras personas también estén salvadas.” —The Arcana Coelestia (Los Arcanos Celestiales), número 2284.

“La verdadera caridad consiste en actuar justamente y con fidelidad en cualquier posición, negocio o trabajo en que estemos ocupados.” —The True Chrístian Religión (La Verdadera Religión Cristiana), número 422.

“El afecto de la caridad consiste en diseminar lo bueno sin tener la meta de alguna recompensa.” —The Arcana Coelestia (Los Arcanos Celestiales), número 9174.

La Bondad Humana

“El bien que alza al ser humano a un nivel más elevado que el nivel de otras criaturas consiste en amar a Dios y en amar al prójimo.” -The Arcana Coelestia (Los Arcanos Celestiales), número 3175.

“Cada ser humano nació no por su propio bien, sino por el bien de otros; es decir, no debería vivir solamente por sí mismo, sino por otros también.” —The True Chrístian Religión (La Verdadera Religión Cristiana), número 406.


Category: Preguntas

← Temas